Subir

Nutrición las respuestas a tus dudas

Nutrición las respuestas a tus dudas

Frutos secos

¿Cuándo se les puede dar a los niños frutos secos?

Los frutos secos se pueden introducirse en la dieta del niño a partir de que cumple los seis meses de vida, empezado por un poco por nuez y piñones. Para darle cacahuates, hay que esperar a que cumpla el primer año, ya que estos son los alimentos que más alergias producen. Si de todas formas le quieres dar a probar este alimento, hay que darle solo uno y fíjate muy bien si el niño tiene alguna reacción alérgica como prurito (ardor) o enrojecimiento en la piel. En estas edades, los frutos secos debes dárselos molidos, para evitar el riesgo de que se atragante con un pedacito.

 

Ácido fólico

¿Qué es y dónde puedo encontrarlo?

El ácido fólico es una vitamina del grupo B muy importante, que previene la aparición de algunas malformaciones en el feto. Está, sobre todo en las verduras (espárragos, espinacas, jitomates, betabel, etc.). Sin embargo, como el aporte del ácido fólico a través de la alimentación a menudo es insuficiente, los expertos aconsejan recurrir a un suplemento durante el embarazo.

 

Diabetes en el embarazo

¿Hay alguna recomendación para reducir el riesgo de sufrir una diabetes gravídica?

Sí. No sobrepasar las 2,200 calorías diarias y eliminar de la alimentación los azúcares “simples” (azúcar, miel, mermelada, dulces, helados o chocolates). En caso de riesgo reducir los carbohidratos, que no deben de representar más del 50% de los alimentos. Aumentar el consumo de los alimentos ricos en fibra, que reducen la absorción de los azúcares y grasas. Ingerir cada día una ración de proteínas igual al 20-25% de las calorías diarias. Limitar la grasa a un 25-30% del aporte de calorías diarias, prefiriendo la carne y los pescados magros a otros alimentos. Por último emplear la sal con mucha moderación.

 

Huevo y digestión

¿Es cierto que el huevo es un alimento digerible y ligero?

Sí. El huevo tiene una equilibrada mezcla de proteínas de distinta naturaleza. Estas proteínas son para el hombre las que más se aproximan a las “proteínas ideales”. Este alimento contiene una buena cantidad de sales minerales una de las más abundantes es el calcio, muy beneficioso para el crecimiento los y fortalecimiento de los huesos. El hierro solo está presente en la yema, pero en una forma fácil de asimilar por el organismo. Las vitaminas en el huevo también son muchas, especialmente la vitamina A y las del grupo B. De vitamina C, sin embargo, carece por completo. También contiene lecitinas, sustancias que contribuyen a reducir las placas de colesterol. Debido a su alto contenido en grasas, que se encuentran principalmente en la yema, el huevo obliga a la vesícula biliar a que trabaje más. En caso de que no esté perfectamente sana, el “exceso de trabajo” puede causar fuertes dolores (debido a los cólicos). Por este motivo, es justo decir que el huevo, además de no ser responsable del dolor de hígado, nos advierte de algo que no funciona correctamente en el organismo.

 

Alimentos contra la diarrea

Si el bebé tiene diarrea, ¿Debo o no darle fruta y verdura?

Si, porque las verduras y las frutas son los alimentos más inofensivos para el intestino ya que sólo se digieren en una mínima parte y el reto es eliminado sin sufrir cambios. Cuando la popo del bebé es semilíquida, las fibras alimenticias se reconocen fácilmente; por este motivo se piensa que los vegetales son pesados para la digestión. Al contrario las verduras y las frutas son ricas en fibra y resultan muy importantes para restablecer la función del intestino después de la diarrea, por lo que no se deben de eliminar de la dieta del niño, a menos que el pediatra lo indique, si el pequeño presenta intolerancia, el pediatra puede declarar esta situación.

 

Yoghurt y niños

¿Cuándo debemos incorporar a la dieta del niño?

Aunque es más digestivo que la leche, el yoghurt presenta los mismos riesgos por lo que se refiere a una posible alergia a las proteínas, sin embargo existen yogures que están adaptados a niños de corta edad (de 6 a 24 meses), que ayudan a cubrir los requerimientos lácteos diarios del pequeño. Estos productos tienen una baja acidez, una textura muy agradable al paladar, ayudan a mejorar el proceso digestivo y, gracias a sus fermentos especiales, activan las defensas del organismo. También están enriquecidos con minerales como el hierro por lo que resultan ideales para el buen desarrollo de los más pequeños.

 

La carne y la ablactación

¿Qué cantidad de carne debe comer el niño?

A partir del inicio de la ablactación, puedes darle a tu hijo carne de tres a cinco veces por semana. Los demás días, el niño encontrará las proteínas en la leche (de crecimiento hasta los tres años), en alimentos como el queso, los cereales, las legumbres y cuando llegue su momento, el pescado y los huevos. Otra buena opción para darle al bebé las carnes es mezclar con papillas. Si decides hacerlo así comienza por verduras con pollo, después con carne de res, pescado (busca los más blandos y sin espinas) y finalmente con huevo.

Ricitos de oro Grisi
Sin comentarios

Publicar un comentario